Ir al contenido
demanda laboral

Demanda laboral: qué es, qué tipos de demanda hay y cómo afrontarlo

Hay una realidad: nunca estamos del todo seguros cómo va a terminar un vínculo laboral. Como en cualquier otro tipo de relación, sabemos cómo inicia, pero no tenemos certezas de cómo acaba. Por supuesto, el escenario más aterrador, el que menos deseas, puede tener como desenlace una demanda laboral

Lidiar con inconvenientes judiciales es lo que toda compañía quiere evitar. Cierto es que hay muchas posibles motivaciones detrás de este tipo de demandas. Muchas veces, se debe a errores que cometen las empresas. Pero, en otras ocasiones, los malos entendidos, el desconocimiento e incluso la falta de pericia son los causantes del conflicto. 

Todo esto nos lleva a pensar que la información es clave para proteger a una organización de una demanda laboral. Aunque nunca podremos anticiparnos del todo a las acciones que decida llevar a cabo el talento, si podemos prepararnos para afrontar un escenario como este.

Por ello, hoy vamos a conocer todos los pormenores de esta circunstancia. Para entender en principio qué es demanda laboral; qué tipos hay; y, sobre todo, cómo debes afrontarlo en tu organización. 

¿Qué es una demanda laboral?

Posiblemente, este sea de los temas más delicados a gestionar en una organización. Si te preguntas qué es demanda laboral, debemos decir que se trata de una petición o solicitud que, por lo general, interpone un trabajador en reclamo de los derechos que considera vulnerados por la empresa en la que labora

En términos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), la demanda laboral es el primer trámite dentro del juicio laboral. En esta, el colaborador narra los hechos que dan origen al reclamo, precisando al responsable de estos actos. Que, por lo general, es la organización.  

El trabajador puede iniciar una demanda laboral a su jefe por cualquier tipo de incumplimiento de lo pautado en el contrato de trabajo. Desde una demanda laboral por despido injustificado, por falta de pago de salarios o falta de tareas, hasta una demanda laboral por acoso o discriminación, entre otras cuestiones.

👉 Conoce todos los detalles sobre la indemnización laboral en México

Tipos de demanda laboral en México 

Como dijimos antes, el trabajador puede presentar un reclamo ante cualquier incumplimiento de lo estipulado en el contrato de trabajo. Demanda laboral ejemplo clásico es aquella que se presenta por despido injustificado. 

Pero lo cierto es que hay muchas otras situaciones que pueden originar un reclamo por parte de los trabajadores. Estas circunstancias determinan los distintos tipos de demandas laborales en México. 

Despido injustificado 

Cuando hablamos de demanda laboral ejemplo, el despido injustificado aparece en primer lugar. Esta suele ser la situación más común que desencadena la instancia de reclamo ante la justicia por parte del personal. 

En principio, esto puede darse cuando la empresa rescinde el contrato por motivos ajenos al desempeño del talento. Por ejemplo, al reestructurar un área, por el cierre de la compañía o la desaparición del puesto. En estos casos, no hay una causa que justifique la responsabilidad del colaborador en el despido. Por lo tanto, la empresa debería pagar la liquidación por despido injustificado

En caso de que no se le pague la indemnización correspondiente, el trabajador también podría interponer una demanda laboral e incluso pedir que se le reincorpore en la empresa.  

demanda laboral

Despido injustificado según el artículo 51 de la Ley Federal del Trabajo 

Si nos basamos en el artículo 51 de la Ley Federal del Trabajo, el colaborador puede renunciar y considerarse esto como despido injustificado en los siguientes casos:

  • Engaño del jefe respecto de las condiciones del trabajo. 
  • Faltas de probidad u honradez, actos de violencia, amenazas, injurias, hostigamiento y/o acoso sexual en contra del trabajador, ya sea por el jefe o sus familiares. Esto tanto dentro como fuera del trabajo. 
  • Reducción del salario del colaborador. 
  • Falta de pago del salario correspondiente en la fecha o lugar convenidos.
  • Perjuicios causados maliciosamente por el jefe en las herramientas de trabajo del empleado. 
  • La existencia de un peligro grave para la seguridad o salud del trabajador o de su familia.
  • Cuando se vea comprometida la seguridad del centro de trabajo o de las personas que se encuentren en este por imprudencia o descuido del jefe. 
  • Exigir la realización de actos, conductas o comportamientos que menoscaben o atenten contra la dignidad del trabajador. 

De acuerdo con la ley, el trabajador puede separarse de su trabajo dentro de los 30 días siguientes a la fecha en que ocurra cualquiera de las causas mencionadas antes y tendrá derecho a exigir una indemnización. En caso de que la empresa le niegue este pago podrá interponer una demanda laboral. 

👉 Aprende aquí cómo gestionar la rescisión del contrato laboral desde RRHH.  

Horas extra

Otro tipo de demanda laboral usual en México es por las horas extra. Por lo general, el reclamo del personal, en estos casos, se relaciona a la falta de pago de este tiempo extra laborado

También puede darse el caso de que el jefe esté incumpliendo con el límite máximo de horas extraordinarias que puede realizar un trabajador de acuerdo a la ley. En esa circunstancia el colaborador podría demandar a la empresa por el perjuicio que esto le ocasiona. 

Seguridad Social 

Uno de los derechos que garantiza el empleo formal en México se sustenta en la Ley Federal del Trabajo y en la Ley del Seguro Social. Esto es el acceso al seguro de salud, riesgos de trabajo y el pago de las prestaciones vinculadas a la seguridad social. Todo ello hace a la calidad de vida de la población trabajadora en el país.

El problema ocurre cuando algunas empresas no registran a sus trabajadores en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Por tanto, estos quedan sin acceso a este derecho. 

Estos trabajadores cuentan con la demanda laboral como instrumento para exigir el cumplimiento de esta obligación a las organizaciones donde laboran.

Al mismo tiempo, otra circunstancia que suele darse es que el jefe no inscriba a su personal en el IMSS en tiempo y forma. Es decir que lo hace mucho tiempo después de iniciado el vínculo laboral. Ante este caso, muchos colaboradores deciden demandar a la compañía. 

Accidente laboral 

Otra circunstancia que puede desencadenar una demanda en los centros de trabajo es el accidente laboral. Esta es toda lesión orgánica o perturbación funcional o incluso la muerte o la desaparición derivada de un acto delincuencial, que se produce repentinamente en ejercicio o con motivo del trabajo. 

¿Por qué un trabajador podría demandar por un accidente laboral? La causa más común suele ser cuando la persona trabajadora sufre un accidente y no recibe ningún tipo de indemnización por parte de la empresa. Esto se da, por lo general, cuando el jefe no inscribe al colaborador ante el IMSS. Razón por la cual, este podría presentar una demanda laboral. 

Debemos tener en cuenta que en caso de no registrar a los trabajadores ante el Instituto los empleados no cuentan con seguro por riesgos de trabajo. Es  decir que no tienen cobertura para todos los gastos asociados a los tratamientos de salud y medicamentos tras un accidente laboral.  

Otra cosa a considerar, en este caso, es que para la empresa demandada una circunstancia como esta la lleva a la instancia de juicio de forma directa. Esto se debe a que las prestaciones de seguridad social por riesgos de trabajo, maternidad, enfermedades, invalidez, vida, guarderías y prestaciones en especie son conflictos laborales que están exceptuados de atravesar por el proceso de conciliación obligatoria

banner fichaje

Reparto de utilidades 

Si hablamos de tipos de demanda laboral usuales en México también debemos mencionar el reparto de utilidades. La participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa (PTU) es un derecho que tiene la fuerza laboral. Este se encuentra establecido en el artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Además, está reglamentado en la Ley Federal del Trabajo. 

Actualmente, las empresas deben repartir el 10% de sus ganancias anuales entre su personal.

En caso de que esto no se cumpla, los trabajadores pueden demandar a la compañía el cumplimiento de su derecho a ser partícipes de las utilidades que ha obtenido la empresa en un determinado ejercicio fiscal. 

Acoso laboral 

Finalmente, debemos hablar de la demanda laboral por acoso como otro de los casos que pueden presentarse en las organizaciones mexicanas. 

En los últimos años, se han establecido distintas medidas para prevenir el acoso en los centros de trabajo. Un claro ejemplo de esto es la reforma laboral que obligó a las compañías a tener un protocolo al respecto. 

La NOM 035 es otra de las herramientas a utilizar para evitar el acoso laboral. Esta norma está pensada para establecer los elementos que permitan identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, así como para promover un entorno organizacional favorable en las empresas.

Más allá de esto, hay numerosas compañías que todavía tienen mucho trabajo por delante para consolidar ambientes laborales sanos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) en el primer trimestre de este año, 26.380 personas trabajadoras en México dejaron su trabajo por motivos de acoso o discriminación. De ese total, 16.903 son mujeres (64%) y 9.477 son hombres (36%). 

Bajo esta circunstancia, cualquier persona trabajadora que sufra acoso laboral puede presentar una demanda laboral. 

👉 Hecha un vistazo a las Normas Oficiales Mexicanas que aplican a tu empresa.  

¿Cómo afrontar una demanda laboral?

Hasta aquí hemos conocido los distintos tipos de demandas laborales que suelen presentarse en México. Ahora resta saber cómo afrontar esta circunstancia en las empresas.

Antes que nada, debemos decir que la Reforma Laboral de 2019 modificó en gran medida las disposiciones de la Ley Federal del Trabajo en justicia laboral. Esto ha establecido un nuevo procedimiento ordinario ante los tribunales laborales

Así, antes de llegar a la instancia de juicio anteponiendo una demanda, las partes tienen que haber agotado el procedimiento conciliatorio. Quedan exceptuados de esta instancia los casos de discriminación por embarazo, razones u orientación sexuales, raciales, religiosas, étnicas, condición social y acoso u hostigamiento sexual. En todos ellos no procede la instancia conciliatoria.

En cuanto se haya llevado a cabo el procedimiento conciliatorio prejudicial y en caso de no llegar a un acuerdo, cualquiera de las partes podrá iniciar el procedimiento ordinario ante los tribunales laborales.

¿Qué deben hacer los jefes en esta instancia? En principio, tener en cuenta que en las 24 horas siguientes a la presentación de la demanda, esta se turnará al Tribunal correspondiente, el cual deberá dictar el acuerdo de admisión respectivo dentro de los tres días siguientes. 

Una vez admitida la demanda, el Tribunal tiene cinco días para notificar a la parte demandada. Es decir, al empleador. Este tiene 15 días para contestar. Ahora bien ¿en qué consiste la respuesta que debe dar el empleador? Te lo contamos a continuación. 

¿Cómo contestar a una demanda laboral?

Una de las primeras gestiones a realizar al afrontar una demanda laboral será contestar a dicho requerimiento. Al hacerlo, tienes la opción de aceptar la demanda. Esto es, aceptar el reclamo del trabajador. De alguna manera, representa que das por válido aquello que está reclamando el colaborador. Por tanto, este obtendrá la indemnización correspondiente. 

Ante esta circunstancia, el juez citará a la audiencia de juicio para dictar sentencia. Esta debe darse en un plazo no mayor a 10 días. 

La otra opción que tienes es rechazar la demanda y presentar las pruebas a tu favor. Lo que ocurrirá a continuación es que se dará aviso al demandante con la contestación de demanda y las pruebas que hayas presentado. El trabajador tendrá un plazo de 8 días para objetar las pruebas, formular observaciones de la contestación de demanda u ofrecer más pruebas. 

Todas las instancias anteriores se darán por escrito. En la fase oral están la audiencia preliminar y la audiencia de juicio. Tras ello, el juez dará la sentencia. 

banner desempeño

¿Cómo evitar una demanda laboral?

Hay mucho que se puede hacer desde las organizaciones para prevenir conflictos laborales. Cuidar el ambiente en el centro de trabajo es clave para propiciar un entorno saludable donde los trabajadores puedan desarrollarse

Garantizar los derechos a todas las personas trabajadoras es otra forma de evitar una demanda laboral. Al cumplir con las disposiciones legales en México la empresa queda menos expuesta frente a los conflictos. 

Por otro lado, es importante que los jefes sean transparentes al rescindir un contrato de trabajo con un colaborador. Esto implica asegurarse de que la causa del despido esté reconocida como tal en la Ley Federal del Trabajo.

A eso debemos agregar el hecho de contar con asesoramiento legal para los distintos procesos dentro de la organización. La gestión de personas en una empresa implica estar al tanto de todas las leyes que rigen las relaciones laborales. Para ello la asesoría legal, ya sea propia o externa, es clave. Así, podrás monitorear  constantemente en qué situación se encuentra tu empresa con respecto  al cumplimiento de la legislación vigente. 

Sumado a todo lo anterior es fundamental una adecuada gestión documental. La empresa debe tener registro detallado de las altas y bajas, con fecha y firma electrónica de cada colaborador. También debe respaldarse la comunicación interna, los avisos, los mensajes, no solo para agilizar los procesos en el interior de la organización, sino además para contar con cierto respaldo en caso de conflictos que deriven en una demanda laboral.

Gestiona los conflictos laborales en tu empresa de manera eficiente 

A veces, los conflictos laborales dentro de las organizaciones no pueden evitarse. Por ello, es importante que los departamentos de RRHH estén al tanto de lo que implica un desacuerdo que termina en demanda. 

Atravesar por el procedimiento ordinario ante los tribunales laborales no es una tarea sencilla. Exige tiempo y recursos de ambas partes y, por lo general, el saldo pocas veces es favorable. Sobre todo para las empresas. 

Por ello, la primera recomendación es evitar llegar a esta instancia. Para eso es clave atender los conflictos que se dan en el interior de tu empresa, intentando conciliar antes de que sea demasiado tarde.

Pero, en caso de tener que afrontar la demanda laboral, lo mejor es estar informados. Esto ayuda a conocer los pasos a seguir para cumplir con lo que dicta la ley. Sumado a ello, es vital contar con herramientas que permitan disponer de toda la documentación que respalde a la compañía. 

Esta clase de solución debe ser ágil para no sobrecargar al área de talento con la búsqueda de cada documento necesario en distintos lugares. Lo ideal es digitalizar la gestión documental para disponer de toda esta información vinculada al talento de la empresa en un solo lugar. 

Así, en caso de tener que presentar pruebas en un juicio laboral sabrás exactamente dónde buscarlas. Precisamente, esto es lo que te permite el software de RRHH de Factorial

Ahorra tiempo y dinero en tu empresa agilizando la gestión documental. ¡Prueba Factorial ahora! 

Publicaciones relacionadas

Dejar comentario